LA IMAGEN CORPORAL EN NIÑOS Y JOVENES

Mrs. Eugenia  Díaz Saavedra

“Tú y mi papá tienen la culpa de que yo esté tan bajito!”…. contaba una mamá preocupada de lo que le dijo su hijo a los 6 años…..

La imagen corporal es la forma como nos vemos e imaginamos a nosotros mismos, es decir, si nos sentimos atractivos y pensamos que a los demás les gusta nuestro aspecto físico. Tener una imagen corporal positiva hace que nos sintamos cómodos con nuestro cuerpo y apariencia física.

El proceso inicia desde la infancia, cuando los niños se van concientizando de las capacidades de movimiento que tiene su cuerpo y las interacciones que les permite realizar con el medio ambiente. Este conocimiento previo facilita posteriormente la funcionalidad y eficacia motrices que lo ayudarán a desarrrollar las capacidades básicas de movimiento.

Al llegar a la adolescencia la imagen corporal está ligada a la autoestima. La autoestima es la confianza y respeto que tenemos por nosotros mismos. Debido a los cambios que se presentan en esta etapa en el cuerpo, los adolescentes pueden tener problemas de autoestima. Además, es el momento en que el deseo de ser aceptado por los compañeros es mayor. Estos dos aspectos hacen que los jóvenes hagan que se comparen y entren en conflicto. Es importante tener en cuenta que cada persona se desarrolla en forma y tiempo diferentes.

Las imágenes presentadas por la publicidad envían mensajes equivocados sobre la imagen corporal ya que se les presentan modelos que están hasta en un 30% bajo su peso adecuado y lejos de tener un cuerpo saludable. La intervención de los padres al explicar que las imágenes o bien los cuerpos exhibidos son alterados, limitar la exposición a cierta publicidad, hablar de los riesgos de salud y las ventajas de tener un cuerpo saludable  minimizan el impacto de los medios.

La vida familiar también influye en la forma de percibir nuestra imagen corporal. Los jóvenes son especialmente sensibles a comentarios negativos o hierientes relacionados con su aspecto. Es fundamental que los padres ayudemos a nuestros hijos a tener un buena autoestima para que se agraden y acepten así mismos. Con una buena actitud podrán enfocarse en otros aspectos del proceso de crecimiento como el cultivar buenas amistades y desarrollar otros aspectos de su persona.

Agunos consejos para mejorar la imagen corporal son:

1) Reconocer que el el cuerpo nos pertenece sin importar su forma o talla; debemos enfocarnos en mantenerlo sano y fortalecerlo.

2) Identificar los aspectos que se pueden cambiar y los que no, nadie es perfecto! Somos únicos y originales.

3) Ponerse objetivos para cambiar los aspectos que son posibles, elaborar un plan y darle seguimiento.

4) Prestar oídos sordos a los comentarios negativos de nuestra voz interior y enfocarnos en los aspectos únicos e interesantes de nuestra persona.

5) Hacernos tres elogios todos los días, recordar cada noche las tres cosas del día que nos resultaron más placenteras. Al concentrarnos en los aspectos positivos cambiamos la forma de vernos a nosotros mismos y aumentamos nuestra autoestima.

6) Buscar ayuda profesional en caso de considerar que los problemas sean más difíciles de resolver.

 

Una acittud positiva y un conocimento pleno de nosotros mismos nos ayudan a sentirnos más competentes y tomar el control de nuestras vidas.